Garro banca a Vidal y choca con Jorge Macri

Garro banca a Vidal y choca con Jorge Macri

María Eugenia busca posicionarse como la líder de la oposición al futuro gobierno de Axel Kicillof, de allí que esté alineándose con los intendentes de Juntos por el Cambio que fueron elegidos en las pasadas elecciones del 27 de octubre, viendo como desde el llano, con la buena imagen pública que aún conserva y con el apoyo de quienes conservan territorio, puede volver a presentarse en 2023 como un recambio ante lo que muchos consideran al itnerior del partido, será la “barbarie populista” con el exministro de Economía a la cabeza.

El jueves, la mesa provincial del PRO se reunió en Capital Federal, donde estuvieron presentes varios intendentes actuales y electos, así como también legisladores bonaerenses, donde Vidal trazó un plan a seguir para los próximos meses cuando ya abandone el poder. Se pudo ver muchas caras conocidas, como los jefes comunales Jorge Macri (Vicente López), Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Néstor Grindetti (Lanús), Guillermo Montenegro (Mar del Plata), Julio Garro (La Plata); los ministros Cristian Ritondo (Seguridad y futuro jefe de bloque de diputados nacionales del PRO), Federico Salvai (Jefe de Gabinete); Esteban Bullrich (senador nacional); entre otros, donde se pudo ver caras sonrientes y otros con caras largas, demostrando el nivel de descontento que crece al interior del PRO con la actitud que busca asumir Vidal de cara a lo que se viene.

Vidal tiene a sus seguidores acérrimos que la acompañarán en todo lo que encare, mientras que hay otros que no están de acuerdo con quedar pegados a lo que consideran “la cara de la derrota” en las pasadas elecciones, donde incluso el presidnete Mauricio Macri con menor opinión favorable ante la opinión pública, hizo una mejor elección que lo que temrinó haciendo la mandataria provincial. Entre los primeros se encuentran Julio Garro, Guillermo Montenegro, Cristian Ritondo y Esteban Bullrich, así como también otros dirigentes traídos a la política por el todavía jefe de Estado; mientras que entre los segundos, el principal líder es el jefe comunal de Vicente López y primo del presidente de la Nación, que busca instalarse ante la gente como el heredero del macrismo en la Provincia y quiere ser él y no Vidal, el candidato a gobernador en 2023.

Jorge Macri está convencido que la oportunidad de Vidal “pasó”, con lo cual se terminó “desaprovechando” lo que cree una “chance histórica” de “acabar” con el peronismo en la provincia de Buenos Aires, donde le echa toda la culpa de los sucedido en las elecciones a la mandataria provincial, a la mala manera de encarar la campaña y a una adminsitración que se endeudó como nunca antes en suelo bonaerense, y sin embargo no pudo llevar adelante casi ninguna de las obras trascendentales que hacen falta para poder hacer una provincia más productiva e industrial que sirva para ponerla al nivel de los territorios más aptos y competitivos del mundo.

El primo presidencial no entiende lo que llama “manía” por parte de la todavía gobernadora de querere despegarse de la figura de Mauricio Macri, de buscar disputarle junto a Horacio Rodríguez Larreta la jefatura de la oposición a nivel nacional, cuando entiende que en realidad no tiene motivos para hacerlo, sobre todo poque si se habla de gestión, Vidal no tiene nada para mostrar, y que lo que ha hecho el jefe de gobierno porteño es consecuencia del manejo aceitado que dejó Macri tyras 8 años en el poder de la Capital Federal.

Además, dice que él tiene todo para liderar la oposición en la Provincia, sobre todo una gestión ordenada, sin deudas yq ue se vale de recursos propios para llevar adelante cuestiones que ningún otro intendente bonaerense puede hacer, como por ejemplo la entrega de un bono por los efectos de la devaluación de 10,000 pesos, y la casi segura entrega de otro bono de fin de año par todos los trabajadores municipales, todo con fondos propios sin pedirle un peso a la Provincia y la Nación, y que eso se hace gracias a una gestión que cuida lo suya y magnifica las condiciones productivas de su distrito, algo que Vidal no supo hacer en ningún momento, tensionando de esa manera la relación al interior del PRO no solo con la todavía mandataria provincial, sino más que nada con los intendentes que todavía la acompañan, principalmente con el platense Julio Garro.

El jefe comunal de la capital provincial quedó muy bien parado tras el enrome triunfo conseguido en las elecciones del pasado 27 de octubre, donde contra muchos pronósticos logró vencer por 8 puntos porcentuales a la kirchnerista Florencia Saintout. Garro está convencido que esto se logró gracias al apoyo dado por Vidal y a la campaña de despegue de ella y de Macri que se orquestó desde el gobierno provincial tras las PASO de agosto, que ideó la propia Vidal como una manera de salvaguardar a lso jefes comunales de posibles derrotas electorales. El mandatario platense es una persona que se ha mostrado detrás de Vidal desde un primer momento y ve en ella a la persona capacitada para liderar a la oposición en la Provincia de cara a lo que se viene, de allí que esté muy cercano a sus intereses.

Garro, que ha sumergido a la ciudad de La Plata en un profundo proceso de endeudamiento, el último en casi doscientos millones de pesos aprobado por el Concejo Deliberante hace poco más de un mes para comprar nueva luminaria LED, ha tenido un manejo económico muy parecido al que tuvo Vidal a nivel provincial, de allí que se espera que a partir de ahora cambie su forma de gestionar, sobre todo teniendo en cuenta que ya no tendrá dineros contantes bajados de Provincia como pasó en los últimos 4 años. El platense buscará aumentar su perfil opositor pero a la vez dialoguista, hablando con la administración provincial del exministro de Economía, pero siempre manteniendo un perfil propio acompañando a Vidal en sus recorridas por muchos distritos de la Provincia.

Además, Garro cree que su triunfo en octubre lo deja bien parado al interior del PRO de cara a lo que se viene, y que en caso de que Vidal no quiere presentarse en 2023 a ningún cargo ejecutivo a nivel provincial, él puede dar la pelea interna para ser candidato a gobernador, chocando de esa manera con las intenciones de Jorge Macri, convirtiéndose en un rival interno a vencer por el primo presidencial, levantándose de esta manera una nueva pelea al interior del PRO que tendrá nuevos capítulos con el correr de los meses, al ritmo de quien resulte ganador en una interna política que es para alquilar balcones.