El macrismo ataca a Riquelme por irse con Ameal

El macrismo ataca a Riquelme por irse con Ameal

No sólo el mapa político de Boca Juniors está cada día más movido sino que incluso lo que allí pasó y podría pasar también repercute en la política nacional. Es que desde que Juan Román Riquelme aceptó el reto de jugar y anunció su acompañamiento a Jorge Amor Ameal, cabeza de la principal lista opositora para las próximos comicios de la entidad de la Ribera del 8 de diciembre, el oficialismo del club tiembla, trina y teme, razón por la cual posiblemente reconocidas figuras de la política xeneize, periodistas cercanos a Cambiemos y hasta Diego Armando Maradona salieron a atacar al máximo ídolo del club para defender al macrismo azul y oro.

La noticia de la candidatura de Riquelme a vicepresidente de Boca cayó como un balde de agua helada en el oficialismo xeneize, a quien el ex número 10 le dio la espalda. De hecho, la unidad política que el ídolo exigió semanas atrás terminó siendo un imposible, como se preveía, cosa que no quita que la decisión del ex enganche tuviera como alternativas posibles la no participación o la jugada con el oficialismo. 

Es que la decisión de Riquelme de integrar la lista de Ameal y Mario Pergolini tiene su lógica y es coherente con las desavenencias que históricamente enfrentaron al Diez con el estilo de conducción de Macri, representado por Daniel Angelici en los ocho años de su gobierno. Este último siempre intentó dañar al ex futbolista, incluso cuando éste jugaba y era idolatrado en la cancha, títulos incluidos, por la hinchada.

Si hacía falta medir el impacto que tuvo en Boca la decisión de Riquelme, alcanza y sobra con hacer un repaso de las reacciones que generó: el oficialismo alistó filas y salió en cadena a pegarle desde distintas vertientes, ya sea con voz propia como con voceros oficiosos. Una muestra clara de que el macrismo, después de 24 años en el poder, siente que esta vez puede perder las elecciones, con Riquelme como estandarte de la oposición. 

Sin embargo, una voz sorprendió por un lado pero a la vez se sumó a la crítica de forma previsible. Maradona salió a cruzar a Riquelme, cosa que era esperable debido a su pelea con el ídolo boquense, pero se muestra curiosa debido a las diferencias públicas entre el máximo jugador de la historia argentina y el macrismo a nivel nacional. 

ANGELICI

"No estoy sorprendido, tal vez no entienda algunas cosas que me imagino que la vida se va a dar de sentarse frente a frente", afirmó el "Tano", presidente saliente de Boca y reconocido operador judicial de Macri, quien rompió el silencio y cuestionó la decisión de Riquelme de ser candidato a vicepresidente 2° de la oposición liderada por Ameal. 

"Sin Riquelme, las tres listas estaban parejas", deslizó, dejando entrever que los comicios estarán cuesta arriba con la aparición de Román en la vereda opuesta. "Es el gran ídolo que tiene Boca Juniors. Quince días atrás hizo una conferencia pidiendo una unidad, y yo entendí que tenía la responsabilidad de hacer ese gesto", reconoció, lamentando no haber podido sumar al exjugador.

Ante la consulta de un periodista sobre un rumor que vinculaba a Riquelme con una solicitud económica en pos de sumarse al espacio de Macri, Gribaudo y Angelici, y al de Beraldi, la máxima autoridad del club azul y oro contestó: "Vos querés conteste lo que vos sabés, no lo voy a hacer. Quiero que el hincha de Boca lo siga teniendo de ídolo".

GRIBAUDO

El candidato a presidente por el oficialismo, que en el prime time radial con Eduardo Feinmann tuvo su espacio para analizar el movimiento de su ahora rival, acusó al Diez de fomentar "la grieta". "Es el ídolo de todos y no me gusta que sea el ídolo de algunos o esté tomando una posición que tenga que ver con un antagonismo, con una grieta, que todos trabajamos para que no pase en esta elección", remarcó Christian Gribaudo, reconocido funcionario PRO, sin advertir que el oficialismo lo quería en sus filas y dejando explícito que como no está en su lista, pasa a ser un "fomentador" de la grieta.

Gribaudo cuestionó además la decisión de Riquelme de haberse sumado al espacio de Ameal. "Está en la política del club tomando parte por un sector que gobernó en los años previos al 2011 y dejó un déficit, cero campeonatos internacionales y a Boca entre el puesto 9 y el 16 del torneo", criticó el secretario general boquense, sin medir tampoco que con Daniel Angelici en la presidencia, Boca tampoco ganó ningún torneo internacional en ocho años y que el día que ganó las elecciones en 2011, Boca se consagró campeón invicto del torneo local.

CRESPI

El candidato a vicepresidente por la lista de Gribaudo fue, tal vez, el más picante. "No es un partido de fútbol, es política", disparó con su verborragia habitual. "Riquelme me puede ganar en una cancha, pero en política yo le paso el trapo. Sabrá mucho de jugar pero no tiene ni idea de cómo dirigir", concluyó en declaraciones al programa radial de Los Más Grande.

"No me sorprende que Riquelme vaya con Ameal", insistió, y agregó en tono patotero: "Veremos quién gana. Si Riquelme fuese tan decisivo en la elección estaríamos tomando por tonta a la gente. Estoy contento porque el 8 de diciembre los vamos a pasar por arriba a todos".

BERALDI

El tercer candidato a presidente también optó por cuestionar la posición de Riquelme. "Hace unas semanas pidió la unidad de todos los candidatos para apoyar y participar por lo mejor para el club. Hoy no hay unidad, no entendemos qué es lo que le hizo cambiar de opinión desde sus últimas declaraciones", expresó a través de un comunicado. El miércoles, Riquelme dijo que nadie de la agrupación de Beraldi le había hablado tras aquel pedido.

LOS MEDIOS 

Desdela prensa comenzaron a circular versiones sobre el supuesto dinero que le pidió Riquelme al oficialismo para sumarse a sus filas como la cantidad que le ofrecieron Ameal y Pergolini para tenerlo en las suyas. "Román no va a cobrar un mango. Su trabajo será ad honorem", desmintió el empresario de medios.

Las voces macristas que lanzaron primero esa versión -luego sugerida por Beraldi y Angelici, supuestos rivales electorales-, fueron Eduardo Feinmann, Alejandro Fantino y Juan Carlos Pasman. Tres periodistas de reconocida postura cercana al macrismo.

Pasman, famoso difusor de fake news deportivas, acusó a Riquelme de haber pedido 18 millones de dólares para irse con Gribaudo. "Si realmente es lo que dice el oficialismo, que Riquelme les pidió 18 palos verdes y como no se lo dieron se fue con Ameal, no me parece ni admirable ni respetable ni una jugada maestra", dijo el periodista, sin argumentos ni pruebas, y hasta cuestionó que el ex jugador fuera hincha de Boca.

Fantino, en tanto, aseguró que "Riquelme arregló con el peor presidente de la historia de Boca" y vaticinó que "en las próximas horas, van a pasar cosas muy fuertes que van a sacudir al mundo Boca". "Jugar así, como se dice en el barrio, no es gratis. Algo raro pasó", adelantó, como si supiera qué se iba a decir luego. 

EL ESPERADO INESPERADO

La sorpresa que no sorprende del todo es la crítica de Diego Armando Maradona a Riquelme, sumándose a la versión no comprobada de Feinmann, Pasman y Fantino, con la posterior presunta adhesión de Angelici y Beraldi. 

"Hoy vi la conferencia de Daniel Angelici, y creo que el ídolo de un club, como Riquelme, no puede escuchar ofertas y venderse al mejor postor. Yo jamás lo hice. Los dólares no pueden pesar más que las convicciones", disparó Maradona en un posteo de Instagram.

Cabe recordar que Maradona y Riquelme tienen una histórica pelea, nacida tras cuestionamientos del Diez al ex enganche de Boca cuando el primero dirigía a la Selección Nacional. Otras versiones señalan que el verdadero origen estuvo vinculado a una supuesta participación del actual entrenador de Gimnasia La Plata en una "operación" para perjudicar con jugadores "yendo para atrás" a Alfio Basile cuando éste conducía al combinado argentino.

Lo concreto y público es que Maradona puso su rostro y voz en un material audiovisual de promoción de Angelici y Gribaudo a mediados de octubre, lo cual a partir de ese entonces hizo que se hablara del apoyo del astro mundial al oficialismo en Boca. No obstante, la distancia entre el Diez y Macri a nivel nacional también es pública y reconocida. 

CÓMO RESPONDIÓ EL EQUIPO DE RIQUELME

Mario Pergolini, candidato a vicepresidente de Ameal, posteó luego de la conferencia de Angelici un video en Istagram donde no hace declaraciones, pero se muestra en una reunión de trabajo junto con Ameal y al propio Riquelme. El subtítulo del video sugiere la idea de contraponer que mientras el macrismo xeneize "opera" en la prensa, ellos trabajan por el club: "Y nosotros... Juntos por Boca".

"Román no va a cobrar ni un peso", había advertido previamente el empresario y conductor radial, desmintiendo la no comprobada versión difundida por la prensa, de la que se agarraron Angelici, Beraldi y Maradona.

Pergolini detalló en La Red: "Le cedí mi lugar pero no lo agarró; creyó que lo mejor era respetar lo que estaba armado. Dijo que quería el fútbol y juntamos voluntades. Ahora hay que trabajar mucho hasta el 8 de diciembre y también aprender. Esto no está ganado, hay otras opciones que los socios van a evaluar y hay que trabajar para que el socio entienda lo que queremos hacer y cómo vamos a hacerlo".

Además, hoy a las 19:30, el equipo jurídico de Identidad Xeneize, el espacio de Ameal-Pergolini-Riquelme, realizará una presentación sobre "irregularidades en el padrón" confeccionado por el oficialismo macrista que encabeza Angelici.