El consumo masivo en su peor momento

El consumo masivo en su peor momento

Desde la llegada de Mauricio Macri al poder en diciembre de 2015, los sectores vulnerables redujeron fuertemente su poder adquisitivo, afectando seriamente su capacidad de hacer frente a la crisis económica que atraviesa por estas horas la Argentina.

 

Estudios privados revelan que el salario real de los trabajadores cayó un 17% desde la asunción de Cambiemos y que para este año se espera un retroceso cercano al 5 o 6 por ciento. Esto ha llevado a que durante el lapso del gobierno macrista, cerraran más de 40.000 comercios minoristas destinados a la venta de productos populares, retrocediendo fuertemente además la venta de segundas y terceras marcas.

 

Esto se debe en parte a la fuerte pérdida de poder adquisitivo por parte de los sectores populares. El Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM) de junio de 2019 medido en dólares retrocedió casi doce años y se mantienen en valores cercanos a agosto de 2007 al perder un 55 por ciento medido por la divisa estadounidense. En ese momento, el llamado sueldo elemental apenas superaba los 284 mensuales dólares, unos 760 pesos a 3,09 dólares del tipo vendedor vigente por entonces del Banco Nación. Según los cálculos del portal ambito.com, en estos momentos  el SMVM cotiza 273,52, dólares unos 12.500 pesos a 45,70 por la moneda estadounidense. Desde la asunción de Mauricio Macri, el salario mínimo aumentó un 124 por ciento en pesos, pero perdió un 55 por ciento en dólares. 

 

La caída en la fuerza adquisitiva se refleja en un descenso alarmante en la adquisición de artículos esenciales de la Canasta Básica. Esto ha llevado a que en los últimos 3 años la parcela más humilde de la población redujo en un 68% su compra de aceite, en 61% el consumo de tomates, un 53% la adquisición de leche y en un 49% la obtención de productos escolares como guardapolvos y mochilas.

 

Esta situación también puede observarse en una disminución muy grande en el consumo de arroz que cayó un 38% seguido por los huevos en un 31%, los fideos en un 26% y la azúcar en un 22%. Las bebidas también redujeron visiblemente su venta en las barriadas más carenciadas desde la llegada de Mauricio Macri al poder, donde se contrajo en un 32% el consumo de agua mineral, 23% el vino y en un 22% las gaseosas.

 

Párrafo aparte se merece el tema de la carne. Durante el primer trimestre del año, el consumo per cápita de carne bovina mostró su peor desempeño desde que hay serie histórica, es decir desde 1958. Marzo, en particular, fue el tercer peor mes desde que existen registros, con 48,3 kilogramos por persona, lo que representó una caída interanual de 18,3% contra los niveles del mismo mes del 2018. El segundo peor de la historia fue febrero con 46,9 kilogramos. Con el salario real en caída sostenida y el crédito ofreciendo tasas prohibitivas, el consumo en su totalidad pasa por su peor momento.